Más de 30,000 cubanos, entre ellos homosexuales, religiosos y considerados contrarrevolucionarios, fueron recluidos hace cinco décadas en la provincia de Camaguey, donde sufrieron trabajos forzados. Muchos fueron vejados y asesinados.

____________________

Este 19 de noviembre se cumplen 50 años del primer llamado a las Unidad Militar de Ayuda a la Producción (UMAP), donde más de 30,000 cubanos fueron forzados a trabajar contra su voluntad, en campos agrícolas ubicados en su mayoría en la provincia de Camaguey. Esta institución, creada por el Gobierno del expresidente Fidel Castro entre 1965 y 1968, convocó a hombres que estaban en contra de las políticas del régimen, eran homosexuales, no vivían de acuerdo con la moral impuesta, o tenían algún activismo religioso.

El saldo fue ‘rojo’, pues 500 hombres terminaron en salas psiquiátricas, 70 murieron por tortura y 180 se suicidaron, indica el informe ‘Desmitificando las UMAP : La política de Azúcar , el género y la religión en la década de 1960 Cuba’, publicado por en el ‘Delaware Review of Latin American Studies’ de la Universidad de Delaware (Joseph Tahbaz , Vol. 14, No. 2, diciembre 31 de 2013).

Las UMAP fueron creadas como parte del Servicio Militar Obligatorio (SMO), y en contra de la ley recluyeron a mayores de 27 años. Entre los jóvenes confinados en estos campos, donde sembraron y cosecharon productos como caña y boniato, estuvieron el hoy cardenal Jaime Ortega, arzobispo de la Arquidiócesis de San Cristóbal de La Habana, y el cantante Pablo Milanés, quien en alusión al encierro escribió la canción ‘Catorce pelos y un día’. También ingresaron Alfredo Petit, el obispo Auxiliar de la arquidiócesis, y Raúl Roa Kouri, hijo del entonces canciller cubano del mismo nombre, explica el libro ‘La UMAP: El Gulash Castrista’ (Enrique Ros, Ediciones Universal, 2004).

Los campos tenían dos razones de ser: por un lado, el gobierno pretendía aumentar la producción agrícola con mano de obra barata, y por la otro proteger al país de los detractores del régimen castrista, instaurado en 1959, tras derrocar al dictador Fulgencio Batista.

“Entonces había en Cuba una movilización general en torno a la defensa de la nación y de aquel contexto nacieron las UMAP, a guisa del servicio militar”, reconoció Mariela Castro, hija del presidente Raúl Castro, en una entrevista publicada por el portal brasileño operamundi.uol.com.br, el 2 de febrero de 2013.

Jóvenes recluidos en las UMAP durante los años sesenta (Tomado del libro La UMAP: El gulag castrista).