Forbes incluyó a Brozo en la lista de ‘Los 25 periodistas más populares en Twitter’. Malbarató la profesión al dar el título a un payaso.

____________________

Navegando en la red encontré en Forbes.com.mx el listado ‘Los 25 periodistas más populares en Twitter’. La sexta casilla estaba ocupada por Brozo ‘El Payaso Tenebroso’. En pocas palabras, uno de los medios de comunicación más importantes del mundo le regaló el mote de periodista a un payaso.

Los primeros sitios estaban integrados por Carlos Loret de Mola (1), Joaquín López-Dóriga (2), Carmen Aristegui (3), Adela Micha (4) y Javier Alatorre (5). Su trabajo y ética puede ser cuestionables, pero al final de cuenta son personas que dan la cara todos los días, con o sin el respaldo de una empresa del tamaño de Televisa.

Brozo es interpretado por Víctor Trujillo, un actor cómico que a finales de los ochenta se hizo famoso por el programa de sketches ‘La Caravana’. Más tarde, en el programa de revistas ‘El diario de la noche’, este payaso comenzó a hacer comentarios políticos e incluso hizo campaña, de manera ficticia, para ganar la jefatura de gobierno del Distrito Federal (1997), por un partido al que denominó el PRAU (manera en la que hace alusión a las relaciones sexuales). Finalmente decidió declinar en un acto público que tuvo lugar en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Brozo

Tomado de Twitter.com/brozoxmiswebs

La inclusión de este personaje en la política se dio en un momento en el que era necesario abrir las instituciones y llevar el debate de ideas a todos los sectores. Recordemos que todavía estaba latente el levantamiento armado de los Zapatistas en Chiapas, al supuesto (y lo digo así porque no lo puedo comprobar) fraude de las elecciones presidenciales de 1988 y que era la primera vez que los capitalinos elegían a sus gobernantes.

Sin embargo ya pasaron más de 15 años desde aquel momento, además de que el periodismo no sólo se limita a preguntar lo primero que se te ocurra a alguien o a dar tu punto de vista hasta de la receta del mole poblano vs la del mole oaxaqueño, pues incluye la capacidad y el rigor de investigar y dar pruebas contundentes.

Y está bien que llevemos las ideas a las personas de todos los niveles sociales, ya sea con los cartones y panfletos de los años sesenta o los memes de la era digita que vivimos. Pero los que nos dedicamos al periodismo, incluyendo a los medios como Forbes, tendríamos que ser más rigurosos a la hora de dar a alguien el mote de periodista. No me imagino al ‘Journal of American Medical Association’ catalogando de médico a un yerbero del mercado de Sonora.

Y de la inclusión de Fernanda Familiar ‘La periodista de vida’ en el sito 12 de la lista ya ni hablamos…