La revista satírica Charlie Hebdo hizo duras, pero puntuales, críticas a los ilícitos cometidos por los religiosos y los gobiernos, pero también dibujó a Cristo y jerarcas religiosos teniendo relaciones sexuales.

Foto: Tomada de Flickr_ID Number THX 1139

____________________

Por muy artera e infundada que sea, ninguna crítica justifica que el afectado tome represalia y mande a matar a un periodista, como ocurrió hace unos días con los cuatro caricaturistas del semanario satírico Charlie Hebdo. Pero el hecho también lleva a reflexionar si la libertad de expresión tiene un límite.

Hace unos días unos encapuchados vestidos de negro entraron a las instalaciones de la revista, ubicada en París. Tras disparar sus armas de fuego hirieron a 11 personas y mataron a cuatro, entre los que están, Stephane ‘ Charb‘ Carbonnier, el editor y los moneros Georges Wolinski, Jean CabuCabut y Bernard Tignous Verlhac.

De inmediato, la sociedad, líderes de opinión y políticos salieron a las calles de Francia y diversas ciudades del mundo para expresar su repudio en contra del atentado. Cartones de diarios, muros y personajes de dibujos animados como Los Simpson también condenaron el acto con la frase ‘Je suis Charlie’.

Tomado de Flickr_Kelly Kline

Tomado de Flickr_Kelly Kline

Sin embargo, el Papa Francisco hizo una declaración que causó polémica: ” “Es verdad que no se puede reaccionar violentamente, pero si Gasbarri (uno de sus colaboradores), gran amigo, dice una mala palabra de mi madre, puede esperarse un puñetazo. ¡Eso normal!”.

“No se pude provocar, no se puede insultar la fe de los demás. No puede burlarse de la fe. No se puede”, continuó el líder de la iglesia católica.

Yo coincido con esta frase. Creo que la crítica, tanto en medios, como entre la sociedad, no debe mofarse de las creencias religiosas de los demás,  pero sí debe hacer una dura crítica a los actos fundamentalistas, las decisiones políticas de los jerarcas, los actos de corrupción o los abusos de los religiosos y creyentes.

Los caricaturistas de Charlie Hebdo cruzaron la línea y ridiculizaron y transgredieron los símbolos religiosos, e incluso la dignidad de los políticos, como:

-El cartón que muestra actos sexuales entre ‘La divina trinidad’ de los católicos (Padre, Hijo y Espíritu santo);

Tomado de Twitter.com/Charlie_Hebdo_

Tomado de Twitter.comCharlie_Hebdo_

-La edición que critica el mundo musulmán;

Tomado de falconvoy.blogspot.mx

Tomado de falconvoy.blogspot.mx

 

-La publicación que tiene a Nicolas Sarkozy, expresidente de Francia, teniendo relaciones sexuales.

 

Tomado de Twitter.com/Charlie_Hebdo_

Tomado de Twitter.com/Charlie_Hebdo_

-La viñeta que tiene a un hombre sobre los genitales de Jesús crucificado;

 

Tomado de Twitter.comCharlie_Hebdo_

Tomado de Twitter.comCharlie_Hebdo_

-El cartón en el que Cristo tiene un tatuaje con la frase “Yo amo blasfemar”.

 

Tomado de Twitter.comCharlie_Hebdo_

Tomado de Twitter.comCharlie_Hebdo_

Por otro lado también hicieron magníficas críticas a las irregularidades de los gobernantes y líderes religiosos como:

-Una caricatura que hace alusión a una elección truqueada por parte del Vaticano en el que Jesús crucificado dice: “Me aseguraron (a la cruz), yo quiero votar”;

 

Tomado de Twitter.comCharlie_Hebdo_

Tomado de Twitter.comCharlie_Hebdo_

-‘Ding, dong’, cartón que hace alusión a la pederastia por parte de los sacerdotes;

 

Tomado de Twitter.comCharlie_Hebdo_

Tomado de Twitter.comCharlie_Hebdo_

Charlie Hebdo tiene dos caras, una crítica que aporta a generar un cambio, y otra que simplemente agrede a las creencias religiosas de las personas, y denigra la dignidad de las personas que dibuja, lo cual difiere totalmente de lo que es el periodismo.

Grafiti en homenaje a las víctimas del atentado contra Charlie Hebdo (Tomado de Flickr/ID Number THX 1139).

Grafiti en homenaje a las víctimas del atentado contra Charlie Hebdo (Tomado de Flickr/ID Number THX 1139).